Niños hiperregalados: cuando lo material es demasiado

Psicología

26/07/2017


nina rompiendo juguete

 

El llamado “síndrome” del niño hiperregalado es mucho más fácil de advertir que de corregir. Te damos algunas pautas para conseguir invertir esa tendencia.

No es ninguna novedad; rara será la ocasión en la que no oigamos que alguien comenta que les regalamos demasiadas cosas a los “niños de ahora”. Salvo por un detalle (la generación de los 80 que ahora enfrentan la paternidad ya estrenaron el patrón), no les falta razón.

Los síntomas son claros: exigencias ante los regalos y desinterés por los mismos casi de inmediato al hecho de haberlos recibido. Y si no los vemos es porque hay otra poderosa fuerza que actúa en sentido inverso. El “que nada le falte a mi hijo” y el afán de darles los bienes materiales que no tuvimos ya funcionaba en nuestra crianza, está en nuestra sangre.

 

muchos juguetes

El mejor regalo, pasar tiempo juntos

Así, llamamos niños hiperregalados a los que están habituados a que les regales todo tipo de objetos de forma casi constante y, en algunas ocasiones, obligatoria. ¿Cuáles son los efectos negativos? Valoran poco lo que tienen, pero lo quieren tener; tienen poca capacidad para gestionar la frustración; son niños materialistas y poco imaginativos.

Medir y “comerciar” con el cariño en términos materiales se convierte en algo normal; al fin y al cabo, es lo que hacen papá y mamá (y los abuelos, los amigos, etc.), casi siempre sin darse cuenta. Pero hay cosas todavía peores: los niños hiperregalados tienden a pensar que mamá y papá están demasiado ocupados para estar con ellos; lógicamente, se ven poco importantes y al final de la lista de prioridades de los mayores.

De acuerdo, vamos a jugar más con nuestros hijos, pero la bola ya ha echado a rodar… Vaya por delante que es difícil corregir la tendencia, rodeados como estamos de incitaciones al consumo, pero a continuación resumimos algunas pautas y buenas prácticas para poner en marcha si hemos notado esta conducta en nuestros hijos.

1. Para un niño con menos de 10 años es difícil discernir en la marabunta deslumbrante de regalos a su alcance, el que realmente quieren. Conviene marcar unos límites (3 regalos por evento) para mantener las expectativas dentro de márgenes saludables.

2. Habla con los abuelos y demás familia con anterioridad, especialmente si tratamos de corregir una tendencia que ya tiene el niño.

3. Huye de la tele, la publicidad incita al consumo. La lógica de Reyes es también muy peligrosa: te has portado bien, así que te llevas un regalo; a la inversa, el que se porta mal no recibe bien material, aparte de carbón.

Si no lo piden, no se lo ofrezcas

4. ¿Cuál es el regalo adecuado? La edad es buena guía. Hasta los 2 años deben tender a mejorar capacidades psicomotrices, de socialización y lenguaje. De los 2 a los 5, querremos promover su imaginación, memoria y habilidades manuales. Más adelante son interesantes juegos colectivos con normas y comenzar a entender la posibilidad de ganar o perder.

5. No te preocupes si no puedes permitirte algo caro, eso a tu hijo no va a importarle si tú no le das importancia. No por ser más caro es mejor. Sería el primer niño que prefiere una pluma de lujo en lugar de un rotulador grande y brillante.

6. Prueba alguna vez a que no sepan ni qué van a recibir, ni cuándo. No se trata de engañarse, difícilmente un niño va a entusiasmarse con un par de calcetines, pero… juega con esa maravillosa sensación que es la sorpresa.

Esperamos que estas indicaciones te sirvan. Reduce la cantidad poco a poco; verás cómo notas un cambio en su conducta, especialmente si son niños pequeños. Si lo acompañas de una buena dosis de atención personalizada, todavía más.

 

 

 

Añadir nuevo comentario


Síguenos

      

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.