8 beneficios de la música para niños

Desarrollo

16/08/2017


ninos en un grupo musical

 

La música influye sobre las emociones, y con ello sobre el bienestar general de las personas, niños incluidos por supuesto. En el caso de los peques, además, interviene poderosamente en su desarrollo en muchos niveles. Si conseguimos que entiendan desde pequeños la música como algo divertido, que pueden hacer solos o en compañía, asociado a cantar y/o bailar, estaremos beneficiándolos de muchas maneras.

Sin pretender convertir a nuestros hijos en genios, abrirles las puertas al mundo de la música y acompañarlos en sus primeros pasos es, además de ser algo muy satisfactorio para nosotros, es estupendo para ellos. Veamos algunos de los muchos beneficios de la música para los niños. 

 

1. Mejora la concentración, la atención y la memoria.

La música mejora estas capacidades tanto si la oímos como si la tocamos o intentamos reproducirla de alguna manera. Estimula varios aspectos de la memoria relacionados con el aprendizaje, y entrena a nuestros hijos para concentrarse y prestar toda su atención sobre algo, lo que es muy bueno para su desarrollo.

 

2. Fomenta su creatividad.

Es una base fundamental para desarrollar la creatividad. La música activa el lado derecho del cerebro, relacionado con las tareas más emocionales de nuestra cabeza, y es el responsable en gran medida de nuestras actividades artísticas. Los niños que escuchan música tienen mayor facilidad para expresarse a través de la pintura, la escritura, el canto…

 

3. Les ayuda a entender las matemáticas.

Parece ser que las competencias que se ponen en marcha para hacer operaciones o aplicar la lógica son las mismas que para leer una partitura, comprender la armonía, interiorizar los ritmos y cadencias… Análisis, síntesis y razonamientos lógico-matemáticos están presentes en un lenguaje más cercano a las mates de lo que pudiera parecer.

 

4. Mejora su capacidad de expresión.

La música es un lenguaje distinto al verbal, por lo que aprendiendo música, en cierta manera tu hijo aprende una nueva lengua. Mejor dicho, estructura su mente para comprender que otros lenguajes no verbales son posibles. Además, sirve para reforzar el lenguaje verbal habitual, a través de las rimas y la versificación en las letras, por ejemplo.

 

ninos y musica

 

5. Mejora la psicomotricidad.

Facilita un desarrollo psicomotriz temprano y mejora la expresión corporal; desde el básico “cuando aprieto aquí suena así” de los pianos con voces de animales hasta las relaciones más complejas entre lo que ordena el cerebro y lo que hacen las manos a la hora de tocar el violín, por ejemplo. Las diferentes combinaciones, ritmos y posturas que requieren la práctica de la música mejoran las habilidades y destrezas de los niños.

 

6. Les ayuda a socializar.

La música ofrece a nuestros hijos inmejorables oportunidades para interactuar con otros niños y con adultos. Así, la música ofrece una buena posibilidad para relacionarse de una manera amena y entretenida, y crear vínculos con otras personas, sea tocando un instrumento o simplemente escuchando música. 

 

7. Fomenta el valor del esfuerzo.

Tocar un instrumento requiere práctica, esfuerzo y disciplina. Estos son principios y hábitos muy interesantes en la formación de cualquier niño. Comprenderá de una forma agradable que los esfuerzos tienen una recompensa, y le encantará ir comprobando sus propios progresos. También ganar confianza, al comenzar a dominar un nuevo mundo de técnicas expresivas.

 

8. Les ayuda a canalizar emociones.

La música es un excelente apoyo para guiar sus emociones: prueba con música ligera y movida cuando necesiten descargar energía (bailando, por ejemplo), y música tranquila para inducir momentos de calma. Comprobaréis que es una herramienta estupenda para que tu hijo manifieste y canalice su emotividad.

 

A partir de los 5-6 años los niños pueden empezar a tocar un instrumento. Es importante no forzarles y darles el tiempo necesario, sin obligarles a adquirir compromisos demasiado exigentes para su edad. Si tú sabes algo de música y tocas un instrumento, preséntasela poco a poco, sin presiones o expectativas. Si no tocas, puedes hacerte con algún instrumento sencillo y cargarte de paciencia para acompañarle en su proceso de aprendizaje.

 

 

Añadir nuevo comentario


Síguenos

      

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.