Enséñale a consumir de forma responsable

Psicología

22/12/2016


Niña fashion consumo ropa

Una vez pasadas fechas como Navidad y Reyes, podemos dedicar un minuto a reflexionar sobre si estamos haciendo todo lo posible para educar a nuestros hijos a que consuman de forma responsable.

Las campañas publicitarias nos bombardean con mensajes sobre productos que ni sabíamos que necesitábamos y lo malo es que no solo están dirigidos a los adultos sino también a los niños. Evitar consumir más o recibir regalos en fechas como Navidad es casi imposible, pero podemos aprovechar estas ocasiones para enseñar a nuestros hijos con nuestro propio ejemplo que consumir de forma razonable, sostenible y solidaria es posible.

 

Comercio justo y sostenible

Cuando compremos algo podemos aprovechar para mostrar a nuestros hijos que detrás de cada producto hay personas y familias que lo producen y enseñarle a pensar en cómo las diferentes formas de producción contribuyen a preservar la naturaleza y nos ayudan a consumir de un modo responsable.

Con nuestras compras también podemos ayudar a proteger al medioambiente, dando prioridad a productos nacionales sobre los importados de otros países. Así evitamos contaminar innecesariamente y favorecemos a pequeñas empresas de la zona.


 

Anticiparse es clave

Todos sabemos que cuando dejamos las compras para el último minuto, tendemos a comprar compulsivamente. Si se trata de regalos para otras personas, terminamos comprando lo que nos sugieren en la tienda o una “promoción especial” enmascarada a un precio más caro del habitual. Al final la experiencia general que nos queda de estas fechas es estrés, frustración porque no estamos contentos con lo que hemos comprado, etc...

Si por el contrario, empezamos a elaborar una lista con antelación que nos permita reflexionar sobre qué vamos a comprar y a quién, además de ahorrarnos una cantidad considerable de dinero nos ayudará a hacer regalos más personalizados  y evitar las compras compulsivas.

 

niño abriendo regalos navidad

Consumo racional

No debemos olvidar que los excesos dañan nuestra salud y no por ser Navidad podemos permitirnos comer el doble o el triple. Si recibimos familiares y amigos en casa, nuestros hijos pueden ayudarnos a elaborar el menú y haremos más hincapié en el placer de disfrutar de la comida o cena todos juntos que en la cantidad de comida. Lo mejor como siempre, es educarles con nuestro propio ejemplo ;)

 

Consumo no material

Una forma de luchar contra el consumismo compulsivo y romper con la necesidad infundada de “poseer cosas” es fomentar el consumo de experiencias.


Regalar experiencias como entradas para ir juntos al teatro o una licencia trimestral de Englishtics para reforzar el inglés antes de ese viaje juntos a Londres son ideas super originales, además de respetuosas con el medio ambiente.

 

 

 

Añadir nuevo comentario


Síguenos

   

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.