Beneficios de jugar al aire libre

Desarrollo

01/12/2016


Niño corriendo al aire libre

En otoño el tiempo nos invita a quedarnos en casa bien calentitos y a decir adiós a muchas actividades que el buen tiempo nos ha permitido hacer fuera de casa. En Supertics somos firmes defensores del sofá, faltaría más :), pero también del juego y del deporte como unas de las mejores formas de pasar tiempo en familia, y si además podemos obtener los beneficios de jugar al aire libre pues mucho mejor.

Hay numerosas razones y ¡muy buenas! para salir fuera de casa aunque sea a dar una vuelta rápida. Entre ellas destacamos:

 

Mejora la creatividad y la atención

Muchos estudios han demostrado que el simple hecho de caminar produce mejoras en la creatividad, y en concreto entre los niños con TDAH, pasar tiempo en la naturaleza da lugar a mejoras en la atención y la concentración.

Adiós rutina

Aunque no tengamos mucho tiempo, cosas tan simples como ir a dar una vuelta por el barrio o sentarse en un banco en el parque hacen que, tanto los niños como los padres escapemos un poco de nuestra rutina semanal. Cualquier excusa es buena para salir a despejarnos un poco, sobre todo si hemos pasado la tarde en casa haciendo deberes.

Menos esfuerzo

Parece contradictorio, pero es completamente cierto. Aunque salir a jugar o hacer deporte requiere que a priori hagamos un esfuerzo, sobre todo a los que somos mayores, al realizar ejercicio y actividad física, niños y mayores nos sentiremos más fuertes y con más energía para plantarle cara a las actividades del día.

 

Niño jugando al aire libre

Más estímulos

La sensación de espacio, el contacto con diferentes estímulos materiales (pequeños parques, construcciones…) o más personales (interactuar con los demás niños del entorno, con los padres en el parque) hacen de jugar al aire libre algo mucho más completo, ameno y estimulante.

Es más, está científicamente demostrado que realizar actividades fuera de casa hace que los niños refuercen factores tan importantes como la autonomía, la imaginación o la creatividad de cara al futuro. Por si fuera poco, aprenderán a compartir su tiempo, espacio, juguetes…con los demás niños.

A menudo y aunque no pensemos en ello, los entornos como un parque o un área de juego son muy ricos en ejemplos de sociabilidad para los niños. Mientras juegan, ven y aprenden cómo nos relacionamos los padres con los demás, cómo un señor se levanta para dejar que una embarazada se siente en el banco, como una niña tira un papel a la papelera. Todas estas conductas le servirán de ejemplo y las integrará en su propio aprendizaje.

Nuestra mente lo agradece

¿Cuántas veces nos hemos sentido decaídos y tras hacer una actividad física nos ha cambiado de repente el humor? La actividad mejora nuestra forma física pero también nuestro estado de ánimo y nuestra autoestima, y en los pequeños no es una excepción.

Salir a jugar o hacer ejercicio es a menudo necesario para que los niños desconecten de sus preocupaciones, inseguridades o estrés y les ayuda a encontrar un equilibrio y gestionar mejor sus emociones.

A pesar del frío, ¡salgamos de casa!

A veces hace más frío en nuestra mente que fuera :) Abriguémonos todos bien y salgamos a dar una vuelta por el campo o a jugar abajo al parque. Es cierto que debemos escoger un horario adecuado, por ejemplo a media mañana o a media tarde que el tiempo se suaviza, por lo que durante esas horas podemos aprovechar para salir de casa y realizar algún tipo de actividad.

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario


Síguenos

   

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.